La gestion de las emociones como estrategia en

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

​Gestión emocional: 10 claves para dominar tus emociones

Varias estrategias que nos pueden ayudar a expresar nuestros sentimientos.

La gestión emocional o gestión de las emociones hace referencia a ser conscientes de las emociones que sentimos, aceptarlas y regularlas si es necesario.

Por desgracia, vivimos en una sociedad que considera a las emociones irracionales y son prácticamente enemigas de la razón. Pero lo cierto es que las emociones forman parte de nosotros y tienen una función adaptativa importante Por lo que hay que aprender a aceptarlas y llevarse con ellas lo mejor posible.

Gestión emocional e inteligencia emocional

En los últimos años, el concepto de gestión emocional ha ido ganando terreno con el auge de la inteligencia emocional, un constructo que he generado mucho interés entre los psicólogos por sus beneficios para la salud psicológica de las personas y el rendimiento de éstas en distintos ámbitos, como el laboral, deportivo o académicos.

La correcta gestión de las emociones determina en mayor o menor medida el éxito en distintas áreas de nuestra vida, como pueden ser el de las relaciones interpersonales o el trabajo.

Qué es la inteligencia emocional

La inteligencia emocional es un concepto que popularizó Daniel Goleman, un reconocido psicólogo norteamericano, que hizo que la inteligencia emocional se conociera en todo el mundo gracias a su best-seller: Inteligencia Emocional (1995).

En realidad, pero, la idea de inteligencia emocional ya aparecía en la literatura gracias a otros autores, y deriva de la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner. Gardner, tras sus investigaciones, concluyó que existen distintos tipo de inteligencias, entre ellas las inteligencias intrapersonal y la inteligencia interpersonal. Ambas forman parte de la inteligencia emocional.

Las investigaciones han confirmado que la inteligencia emocional ayuda a

  • Mejorar el conocimiento de uno mismo y de sus emociones
  • Tomar mejores decisiones
  • Mejorar el rendimiento en el trabajo y la productividad
  • Reducir y protege contra el estrés, ansiedad y la depresión
  • Favorecer las relaciones interpersonales y la empatía
  • Mejorar el desarrollo personal
  • Mejorar la capacidad de influencia y liderazgo
  • Favorecer el bienestar psicológico
  • Aumentar la motivación y ayuda a alcanzar las metas
  • Dormir mejor

Estrategias para dominar las emociones

La inteligencia emocional es un proceso que incluye tanto el conocimiento emocional propio y de las emociones de los demás y la regulación de nuestras propias emociones.

Pero, ¿cómo logramos esto? A continuación te proponemos diez estrategias para que puedas lograrlo.

1. Haz un diario de emociones y toma conciencia de éstas

El diario de emociones es una herramienta excelente para conocer tus propias emociones y saber el efecto que éstas tienen sobre tu comportamiento. Existen distintas maneras de hacerlo pero aquí te proponemos una. Solo tienes que seguir estos pasos.

  • Coge una libreta y apunta el día
  • Tómate 20 minutos antes de acostarte para hacer un balance de tu día
  • Anota aquellas emociones que han surgido
  • Anota cómo te has sentido y cómo ha afectado esta emoción a tu comportamiento

El autoconocimiento emocional es el comienzo de la correcta gestión de las emociones. Sin saber qué sentimos y cómo nos afectan no podremos regular nuestras emociones.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

2. Acéptate tal y como eres

Puede que en ese descubrimiento personal queden revelados aspectos de tu vida que no te gustan o que te cuesta ver como positivos. Pero debes aceptarte tal y como eres. Las emociones son normales y todos las sentimos. Todos podemos equivocarnos porque es parte de la vida.

3. Focalízate en los pensamientos positivos y controla los negativos

Las emociones negativas causan un gran malestar, por lo que tendemos a evitarlos. Pero la solución no es mirar para otro lado y hacer ver que no existen. Si ya has hecho un trabajo de detección de las emociones que sientes, analízalas y déjalas pasar. Céntrate en las emociones los positivas y a las negativas dales el valor que les toca, pero no te recrees en ellas. Ahora es momento de repetirte lo mucho que te quieres y lo mucho que te vas a esforzar por lograr el amor de tu vida: tú mismo.

4. Ten una actitud positiva

Y es que para lograr esto debes poner de tu parte. En la gestión emocional existe un componente que, en muchas ocasiones, pasamos por alto: es la voluntad. Para dominar las emociones debemos poner de nuestra parte y debemos tener una actitud positiva porque no siempre es fácil dominar las emociones.

5. Retírate a tiempo

Pero evidentemente la actitud positiva es solo una parte de la gestión emocional. Las emociones suelen ocurrir porque un estímulo externo las dispara. Si pretendes especializarte en el arte de la inteligencia emocional, te darás cuenta de que, a veces, la mejor alternativa es no permanecer en la zona de conflicto y tomar la decisión de retirarse a tiempo. Por ejemplo, si alguien te está provocando. En estos casos, darse la vuelta y marchar es una decisión emocionalmente inteligente.

6. Aprende a encajar las críticas

Puede que lo que te esté haciendo sentir mal es no saber encajar las críticas y estar demasiado pendiente de lo que los demás piensan de ti. Eso es una mala opción, porque el bienestar emocional nace dentro de uno mismo, de tu propia interpretación del mundo. Aprender a encajar las críticas es necesario para ser una persona emocionalmente equilibrada.

7. Libera la tensión con el deporte

Si quieres estar más calmado puedes liberar las tensiones gracias al ejercicio físico. De hecho, practicar deporte es una de las alternativas más saludables no solamente a nivel físico, sino también psicológico. El ejercicio físico te ayuda, por ejemplo, a reducir el estrés o a aumentar tu autoestima.

  • Si quieres saber más sobre los beneficios de practicar actividad física, puedes leer nuestro post: «Los 10 beneficios psicológicos de practicar ejercicio físico»

8. Asiste a un taller de gestión emocional

Una de las mejores maneras de convertirte en una persona emocionalmente inteligente es a través de la formación. Existen gran cantidad de cursos y talleres que te ayudarán a gestionar tus emociones. Suelen ser talleres de tipo experiencial y con muchas dinámicas participativas, por lo que el aprendizaje emocional te resultará hasta entretenido.

9. Práctica la escucha activa

Si quieres entender mejor las emociones de los demás puedes practicar la escucha activa. Muchas veces oímos y no escuchamos, porque estamos más pendientes de lo que vamos a decir nosotros que de lo que la otra persona nos dice tanto con su lenguaje verbal como no verbal. La escucha activa es escuchar en toda su totalidad, puesto que lenguaje verbal es aproximadamente un 30% de lo que comunicamos. El resto es lenguaje no verbal.

10. Practica Mindfulness

Una de las estrategias más útiles para gestionar mejor las emociones es el Mindfulness o atención plena. El mindfulness en realidad es una filosofía, pero en la actualidad se emplean distintas técnicas para ponerlo en práctica. El Mindfulness es simple, pues solo requiere adoptar una manera de evaluar los eventos, caracterizada, por ejemplo, por la autocompasión, la atención en el momento presente o la mentalidad no enjuiciadora. Sin embargo, aunque sea simple, su práctica requiere voluntad y esfuerzo, por lo que no es fácil y hay que trabajarla.

7 técnicas de gestión emocional

Las técnicas de gestión emocional nos facilitan mecanismos adecuados para canalizar la tensión cotidiana, las presiones y ese estrés que merma por completo nuestro potencial, así como la calma y la creatividad. No olvidemos que, aunque las emociones sean parte de nuestra vida, saber regularlas es clave para dar forma a una realidad más satisfactoria y creciente en oportunidades.

Los neuropsicólogos nos explican que las personas tenemos de media unos 6.000 pensamientos al día, de los cuales el 95% son los mismos que el día anterior y solo un poco menos que los de la semana pasada. Aprender a pensar de forma diferente y cambiar de actitud hacia ciertas personas, ideas, situaciones u objetos no es tarea fácil, lo sabemos. No lo es porque nadie llega a este mundo sabiendo qué son y cómo controlar las emociones.

Todos aterrizamos en esta vida llorando, y ese será nuestro único lenguaje hasta que alguien nos dice «basta», hasta que nos explican aquello de que «llorar no es de mayores (de héroes, de personas fascinantes y fuertes)». Y así lo hacemos. Así dejamos pasar los años, conteniendo a la rabia porque nos han dicho que así no se expresa, pero sin decirnos cómo se hace. Porque los héroes no se enfadan o tienen miedo, de esta manera existen muy pocos modelos, para los niños y no tan niños, en los que quede representada una gestión emocional realmente eficaz.

James Gross, director del laboratorio de psicofisiología de la Universidad de Stanford, nos explica que saber aplicar en el día a día adecuadas técnicas de gestión emocional es clave para prevenir enfermedades como la depresión o el trastorno límite de personalidad. En este sentido, controlar el ovillo de nuestros pensamientos y emociones negativas es sinónimo de bienestar y salud.

Técnicas de gestión emocional

Técnicas de gestión emocional hay muchas. No obstante, antes de comenzar a investigar y exponernos al riesgo de sentirnos sobrepasados por la gran cantidad de enfoques, dinámicas y propuestas que nos ofrece el mercado editorial, conviene tener algo claro. La gestión emocional es un aprendizaje personal, de ahí que tengamos que hacernos con nuestra caja de herramientas personalizada: no todas las que les sirven a otros nos servirán a nosotros y viceversa.

Por otro lado, es común que muchos opten por iniciarse por ejemplo en el Mindfulness esperando que por sí mismo solucione gran parte de sus rompecabezas vitales. Sin embargo, no todo el mundo aprende a meditar, no todo el mundo halla esa calma fisiológica y mental con la que gestionar mejor sus preocupaciones y ansiedades en una técnica de moda o que le funciona a la mayoría.

Lo ideal, lo más recomendable es hacer uso de un enfoque multidimensional. Ese en el que tanto lo cognitivo, lo fisiológico, como lo conductual y emocional armonicen en un mismo propósito: ofrecernos bienestar, calma y mejores enfoques mentales. Veamos a continuación las 7 técnicas de gestión emocional que han demostrado ser más eficaces: nuestra recomendación es que las pruebes todas y te quedes con las más eficaces.

1. Situaciones que evitar, situaciones que afrontar

Queda claro que no siempre podemos controlar todo aquello que acontece en nuestras jornadas. Sin embargo, hay situaciones que sí están bajo nuestro control y que podríamos evitar para ganar en bienestar e integridad personal.

  • Por ejemplo, si salir de casa con el tiempo justo va a hacer que vaya con más prisa y llegue de mal humor al trabajo, intentaré levantarme antes para ir con calma.
  • Si esas comidas de domingo con la familia me generan ansiedad y situaciones de gran tensión, lo más adecuado es que proponga otras opciones y evite esa situación por salud.
  • Asimismo, también hay cosas y situaciones de las que no puedo ni debo escapar. Hacerlo, evitar por ejemplo la exposición en público de mi trabajo o hacer ese viaje en avión no hará más que acumular en mí mayor ansiedad. Hay veces en que es necesario encarar nuestros miedos para superarlos.

2. Dirige tu atención a otro sitio

Mi compañero de trabajo está haciendo más contratos que yo. Mi vecina ha logrado perder peso antes que yo. Este tren va demasiado deprisa, seguro que tenemos un accidente, los periódicos solo traen malas noticias, seguro que va a pasar algo malo…

Todos estos pensamientos lo único que consiguen es poner más tensión, alimentar el miedo, incrementar nuestra baja autoestima y hacernos perder el control de nuestra realidad. Debemos aprender a desplazar nuestra mirada del entorno inmediato y su complejidad para dirigirla hacia nuestro interior.

Una vez estemos ahí durante un tiempo para atendernos, cuidarnos y escucharnos, todo volverá a tener equilibrio. Esta es otra de las técnicas de gestión emocional que debemos aprender a aplicar en el día a día.

Sin duda, la mejor técnica para aprender a controlar nuestra atención es a través del mindfulness. Como asegura el doctor Jon Kabat-Zinn, referente mundial de esta técnica, el «mindfulness es conciencia, es relacionalidad… y mi definición es la conciencia que emerge de prestar atención al momento presente, con un propósito y sin juzgar«.

A través del control de nuestra atención, lograremos apartar la atención de aquellos pensamientos dañinos para llevarla hacia nuestro interior. Un interior que cada vez aprenderemos a observar con más calma y distancia. De esta forma, nos proporcionará una forma completamente nueva de relacionarnos con nosotros mismos y con nuestro entorno.

3. Mejora tu autocontrol situando tu mirada en el futuro inmediato

Sabemos que está muy de actualidad la propuesta de que focalicemos nuestra atención en el aquí y ahora, en el presente. Bien, en esta ocasión te vamos a proponer algo diferente: piensa en tu futuro inmediato, piensa en mañana, en la semana que viene.

  • En ocasiones, nuestro presente está habitado por el temor, por el estrés y ese ovillo caótico donde vive la frustración.
  • A partir de hoy mismo piensa en lo que deseas tu futuro más próximo «quiero sentirme bien, quiero conseguir esto, quiero que ocurra aquello otro y sentirme más válido, más seguro de mí mismo».

Si sitúas en el futuro inmediato objetivos fáciles, positivos y enriquecedores, hallarás mayor motivación en el presente.

  • Haz uso de la reafirmación, recuerda tus virtudes y tus éxitos del pasado para situar en ese futuro inmediato todas tus esperanzas.

4. Nota mental: las preocupaciones quedan relegadas a un solo momento del día

Ya lo dijo Nietzsche en una ocasión: los pensamientos vienen cuando ellos quieren, y no cuando nosotros desearíamos. Lo mismo ocurre con las preocupaciones, son como esos cuervos que se sitúan en los tendidos eléctricos de nuestros miedos y ansiedades para intensificarlas, para apagar nuestro optimismo y potencial y dejarnos a oscuras.

No lo permitas. Cada vez que una preocupación aparezca en la «bandeja de entrada» de tu mente, posponla. Déjala para más tarde y opta por establecer un momento del día cuando estés en calma y relajado, una hora donde, papel en mano puedas reflexionar y dar solución a esos problemas.

5. Pregunta con respuesta: ¿Qué es lo peor que puede ocurrir?

A todos nos ocurre. En ocasiones nos obsesionamos con determinados hechos hasta el punto de darnos cabezazos contra la pared sin hallar salida. Pensamientos como «me van a despedir del trabajo», «mi pareja ya no me hace caso», «no voy a ahorrar lo bastante para pagar esa deuda...» nos sumen en un laberinto sin sentido, en una espiral desgastante.

Así, en lugar de alimentar estos pensamientos seamos capaces de ir un poco más allá. Preguntémonos qué puede ocurrir si nuestro temor acontece, pero hagámoslo de la forma correcta, añadiendo una solución:

  • «Si me despiden del trabajo puede que me decida por fin a iniciar ese proyecto personal»
  • «Cuando mi pareja no me haga caso le preguntaré qué ocurre. Si nuestra relación ya no funciona tendré que asumirlo, hacer el duelo y avanzar».
  • «Como no pueda pagar mi deuda tendré que vender esto o lo otro o pedir ayuda a mi familia«

6. La meditación como forma de relajar cuerpo y mente

La meditación es otra buena técnica de gestión emocional; no obstante, para dar frutos es una estrategia que requiere de la práctica frecuente. No veremos resultados en la primera semana y puede que ni en el primer mes, pero practicada de forma regular sí que terminará ofreciéndolos. La clave para verlos está en la paciencia, de la que se deriva la constancia.

La meditación es eficaz para regular los pensamientos intrusivos, reducir el estrés, mejorar la atención y canalizar la ansiedad del día a día.

7. Halla tu vía de escape, tu canal de expresión

Hay quien encuentra su refugio y canal de expresión emocional mediante la escritura. Otros dibujan o pintan mandalas como técnicas de gestión emocional. Hay quien sale a correr, quien necesita abrazarse por el silencio o un entorno natural. Los hay que encuentran mejoría al tomar un café con las buenas amistades, otros leen libros, escuchan música, pasean con sus mascotas o buscan preciados instantes de soledad.

Las mejores técnicas de gestión emocional a veces no vienen en los libros. En ocasiones las encontramos por nuestra cuenta, y lo hacemos en el momento menos pensado al dar con esa actividad que nos permite armonizar con el mundo y con nosotros mismos. Es un espacio donde nos reencontramos para descubrir la raíz de nuestros problemas. Son palacios de paz y satisfacción donde nuestra valentía encuentra alimento.

Encontremos por tanto estos universos de expresión personal donde sentirnos mejor, dediquemos tiempo de calidad y apliquemos varias de esas estrategias aquí descritas para invertir en salud y bienestar. Cualquier esfuerzo valdrá la pena.

Referencias bibliográficas

Gross, J. J. (2001). Emotion regulation in adulthood: Timing is everything. Current Directions in Psychological Science, 10, 214-219. DOI: 10.1111/1467-8721.00152.

Gross, J. J., & Jazaieri, H. (2020). Emotion, emotion regulation, and psychopathology: An affective science perspective. Clinical Psychological Science.

Goleman, Daniel (1996). Inteligencia Emocional. Kairós.

Bradberry, Travis. Greaves, Jean (2020). Inteligencia Emocional 2.0. Conecta.

R.Covey Stephen (2020). Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva. Free Press.

Licenciada en Psicología por la Universidad de Valencia en el año 2004. Máster en Seguridad y Salud en el trabajo en 2005 y Máster en Mental System Management: neurocreatividad, innovación y sexto sentido en el 2020 (Universidad de Valencia). Número de colegiada CV14913. Certificado de coaching en bienestar y salud (2020) y Técnico especialista en Psiquiatría (UEMC). Estudiante de Antropología Social y Cultural por la UNED.

Valeria Sabater ha trabajado en el área de la psicología social seleccionando y formando personal. A partir del 2008 ejerce como formadora de psicología e inteligencia emocional en centros de secundaria y ofrece apoyo psicopedagógico a niños con problemas del desarrollo y aprendizaje. Además, es escritora y cuenta con diversos premios literarios.

La falta de luz solar durante el confinamiento es una realidad que afecta a múltiples hogares. La actual pandemia nos…

Todos deseamos llevar una vida saludable y somos conscientes de lo perjudicial que resulta el sedentarismo, los alimentos procesados, el…

Se dice popularmente que una crisis es también una oportunidad. Durante esta pandemia mundial que ha provocado un confinamiento internacional…

En tiempos de inestabilidad, paciencia. En medio del caos, calma. En momentos difíciles es más necesario que nunca aprender al…

Cada vez son más las personas que se animan a practicar la meditación. Al hacerlo, experimentan grandes cambios en su…

Son muchas las personas que desean mejorar su productividad y su motivación. Anhelan emprender y sacar adelante diversos proyectos, quieren…

Gestión de las emociones dentro de la negociación

Gestión de las emociones dentro de la negociación

Emo-ciacion

La emoción está siempre presente en toda negociación aunque no la utilicemos o tratemos de esconderla, pero utilizándola como complemento al razonamiento clásico, podemos llegar a resultados mejores, proveedores satisfechos y relaciones duraderas.

Los compradores tenemos herramientas cada vez más versátiles que nos permiten hacer una gestión mejor y más eficiente. Podemos (y debemos) utilizar la web y redes sociales para hacer un análisis del entorno, encontrar posibles proveedores alternativos a los que ya tenemos, revisar su portfolio. Podemos utilizar la misma herramienta y otras para conocer la solvencia financiera o la liquidez de estos candidatos a suministradores para minimizar el riesgo. También podemos acudir a foros y redes profesionales para conocer opiniones de otros clientes, su accionariado, la calidad de su producto, servicio, etc. Todo ello, sin haber siquiera contactado directamente con el proveedor, sin que ni siquiera nos conozca, y para evaluar a priori si es merecedor de recibir nuestra RFI (Request for Information) o RFQ (Request for Quotation)

En nuestro proceso de decisión, toda esta información es clave, nos da una primera idea del mercado en el que nos movemos y puede ser eliminatoria; si no es satisfactoria, desistimos.

La anticipación y la gestión de la información son la llave de todo este proceso que, por otro lado se vuelve recurrente, procedimentable, casi mecánico y hasta cierto punto automatizable.

Afortunadamente mis colegas de este blog han puesto a disposición variadas técnicas muy bien estructuradas para encontrar al mejor proveedor con el mejor precio, servicio y producto en una licitación por lo que no incidiré nuevamente en ellas.

A veces encontrar la mejor opción no es suficiente, sino que necesitamos mejorarla aún más, y ahí tendremos que negociar.

Alguien dirá que negociar también es un proceso basado en reglas, y como tal, susceptible de automatizar. Esta es una opción. El comprador y el vendedor se sientan en frente el uno del otro, de forma cordial, correcta y entrando en materia, puede que hierática, van usando sus argumentos para defender sus posiciones, intereses, hacen concesiones medidas hasta que llegan a un punto en común, o no.

Imaginemos que además es el único proveedor que cumple los requisitos o especificaciones que nuestros ingenieros de diseño han determinado para su material o componente, y su precio está fuera de nuestro presupuesto. Además, el proveedor conoce sus fortalezas, las utiliza en su interés y quizá también que es el único que ha sobrevivido al tender.

Esta situación no es baladí ni fuera de lo común y a menudo termina imponiéndose el más fuerte, y nosotros comprando por encima del presupuesto. No siempre el comprador está en la posición dominante.

Utilizar sólo argumentos y razonamientos para negociar es como utilizar sólo la mitad de nuestras capacidades cerebrales, es obviar que somos razón y emoción. Cuando el hemisferio cerebral izquierdo (lógico, analítico) entra en conexión con el hemisferio derecho (emotivo, creativo) la riqueza que obtenemos de esta integración nos dará siempre mejores resultados que cuando utilizamos uno sólo de ellos. Usarla no necesariamente es mostrarla siempre. Cuando hablamos de controlar las emociones, parece que controlar es ocultar, sin embargo controlar es tanto mostrar como ocultar, atendiendo a cuando uno cree que es beneficioso para el fin que está persiguiendo.

Por contrapartida, saber identificar las emociones generadas en la otra parte aumenta nuestro control sobre la negociación, nos indica el camino correcto. Cualquier manual de ventas habla de ello.

«Saber identificar las emociones generadas en la otra parte aumenta nuestro control sobre la negociación»

Nuestro vendedor es, al menos presuntamente, tan racional y emocional como nosotros. ¿Por qué utilizar sólo la parte racional en la negociación? Estamos desaprovechando aquello que normalmente guía nuestras decisiones vitales y decidimos que no nos sirve para las profesionales. Es como utilizar sólo medio cerebro. Podemos persuadir mucho más eficazmente si establecemos contacto con la emoción debidamente modulada, gestionada, controlada. La persona también es importante.

En la interacción entre dos personas, los cinco primeros minutos son decisivos para la evolución positiva o no de esta interacción. Esto es porque entran en juego muchas conexiones emocionales entre esas dos personas (porque su mirada me recuerda a…, su tono de voz me produce alegría, miedo, me irrita…) Son cosas que se pueden controlar estratégicamente con nuestro hemisferio izquierdo pero tienen que ver con el derecho, con situaciones vividas, otras interacciones con otras personas, etc.

Con algo de práctica, podemos identificar, mostrar y provocar emociones como alegría, tristeza, miedo, ira…, que nos ayudarán a barnizar nuestros argumentos con una buena capa de empatía, gestionar nuestras emociones y reaccionar ante las suyas. Creo que los compradores tenemos ahí un campo en el que poder generar un gran valor añadido.

Alegría: es vital mostrarla en los primeros momentos para determinar la evolución positiva de la reunión. Busquemos esa emoción en la persona hablando de un tema que sepamos le gusta: hobbies, hijos, familia, éxitos profesionales. Ya sabemos qué cara pondrá cuando considere que el trato le satisface. De hecho, ésta es la emoción que debemos buscar si queremos que el trato se cierre y se cumpla.

Tristeza: puede ser útil mostrarla cuando realmente las cosas van mal. Puede ser una forma de pedir ayuda en forma de concesión. Igualmente podremos reconocer en la otra persona que algo no funciona y cambiar de estrategia.

Miedo: no lo mostraría salvo en circunstancias muy especiales, como ante una propuesta temeraria o descabellada. Sin embargo, reconocerlo en la otra persona puede delatar que recibe órdenes y por tanto no puede ceder por miedo a sus superiores, a perder su empleo, sus objetivos, a ser castigado. Esta es una información muy relevante.

Sorpresa: a mi juicio es la emoción que más información revela. Es fácil de provocar y la reacción también se identifica fácilmente. Puede dar o quitar credibilidad a los argumentos aportados.

Ira: no se deben tomar decisiones en estado de ira. Mostrarla o provocarla puede romper o posponer acuerdos.

Pasión. Según Wikipedia, «La pasión (del verbo en latín, patior, que significa sufrir o sentir) es una emoción definida como un sentimiento muy fuerte hacia una persona, tema, idea u objeto. Así, la pasión es una emoción intensa que engloba el entusiasmo o deseo por algo.» El término también se aplica a menudo a un vivo interés o admiración por una propuesta, causa, actividad, y otros. Pasión por el trabajo, por nuestra tarea, el tema de poner pasión y creer en lo que vendemos/compramos… Cuando alguien cree en lo que está haciendo (y esto no solo lo va a mostrar con argumentos, sino a través de sus emociones al respecto… “con las tripas”), es mucho más fácil que la otra persona lo reciba con agrado.

En palabras de Voltaire… «Para alcanzar nuestros propósitos es mejor que nos dirijamos a la pasión de los hombres, que no a su razón.»

Existe mucha literatura y trabajo audiovisual al respecto del reconocimiento de emociones que animo al lector a investigar y descubrir. También existe mucha literatura que trata de enseñar a ocultar las emociones, pero, a mi juicio, sólo son cubiertas, ya que tarde o temprano también se pueden identificar. Mostrarse como realmente se es, gana inmediatamente la confianza de la contraparte y eso es fundamental para los negocios.

Basándome en mi experiencia diré que los mejores acuerdos alcanzados con proveedores fueron siempre con un matiz de gestión de emociones, de forma que ambas partes nos sentimos profesionalmente satisfechas con el acuerdo y personalmente felices por alcanzarlo.

«Los mejores acuerdos con proveedores fueron siempre con un matiz de gestión de emociones»

Esto convierte la relación cliente-proveedor en una relación de partners casi indestructible.

En este post ha colaborado Arantza Martin del Río, experta en la psicología sanitaria.

Sobre el autor…

Roland Ballester Ripa

Experto en Compras y Global Supply Chain, con más de 13 años de experiencia dentro del sector. En la actualidad trabaja como Global Procurement Category Manager en Gamesa.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Opciones binarias: estrategias, robots e indicadores
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: